center>

martes, 9 de agosto de 2011

Fraude electoral. Artículo de Michael Rowan



Suscríbete Gratis a Elecciones Presidenciales 2012 Venezuela por Email





Quizás Chávez lanzó esta acusación de fraude para alertar a algunos acólitos estadounidenses

MICHAEL ROWAN
Traducción: Maryflor Suárez R.
eluniversal.com/


El 27 de julio, en una alocución desde Miraflores, el presidente Chávez afirmó que EEUU está conspirando con la MUD -la "mesa apátrida", como la calificó- para declarar un fraude en las elecciones presidenciales de 2012 -comicios que según Chávez ganará él mismo. "Ellos dirán que hubo fraude electoral", sostuvo Chávez, "y luego dirán que ellos ganaron y que el tirano no quiere entregar el poder. Después, amenazarán con actos de violencia. Ese es el escenario que están montando".

Este escenario plantea problemas tanto para Washington como para Caracas. Estados Unidos se está retirando de Irak y Afganistán, e incluso quizás de la lucha de los libios contra el dictador Muamar Gadafi. Venezuela no aparece siquiera en el radar de Obama, quien está en retirada de todos los frentes de batalla contra los republicanos. Finalmente, a la Casa Blanca no le interesa Venezuela y tampoco tiene capacidad para incidir en las elecciones venezolanas, salvo por acciones con efecto retroactivo -como bien lo sabe Chávez. Para las elecciones de 1998, EEUU le negó una visa, error que Chávez utilizó para hacerse la víctima, al igual que lo ha hecho Castro durante 50 años.

En Venezuela, es Chávez, y no Washington, quien tiene el interés y la capacidad política y técnica para cometer fraude en los comicios de 2012. Chávez es candidato, Obama no. Y los esbirros de Chávez son quienes han sido acusados de trampa electoral desde 2004. Un análisis estadístico académico serio duda que Chávez haya ganado el referendo revocatorio de 2004 o los comicios de 2006, donde un acomodaticio CNE le otorgó 58% y 63% de los votos, respectivamente. Además, estima que habrá cinco millones de votantes fantasmas en el registro electoral, el cual no ha sido auditado por firmas independientes desde hace siete años. Además, nadie ha cuestionado nunca la capacidad de las máquinas electorales de Chávez no solo para contar votos sino para crear sufragios e incluso votar.

Quizás Chávez lanzó esta acusación de fraude para alertar a Jimmy Carter, Sean Penn, Oliver Stone, Danny Glover y algunos otros acólitos estadounidenses que necesita su ayuda en 2012, incluso más que en el pasado. Por todo el dinero que ha desembolsado, ellos deberían estar a su lado.

michaelrowan22@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada